miércoles, 14 de febrero de 2018

JULIÁN REZOLA TRAPERO. Creador de la educación de calle en España, desarrollada en el Movimiento Pioneros.

Emiliano Navas. Editor

Julián Rezola Trapero nació en Logroño en el año 1943, en la plaza del Mercado, en el seno de una familia muy humilde. Fue un hombre de acción abierto a dis­tintos frentes: aprendiz, mecánico ajus­tador, emigrante, educador en los ba­rrios de París de los hijos de inmigrantes españoles, sindicalista, dirigente de la JOC en La Rioja, estudiante de las ideas pedagógicas en la Universidad de Vin­ncennes, comunista, socialista, ácrata, obrero en Potasas de Navarra y educa­dor y creador de una pedagogía social.

Pasó su infancia y primera juventud en el barrio de Yagüe. Este barrio fue construido para paliar el hacinamiento existente en Logroño por la inmigra­ción del campo a la ciudad después de la guerra civil.

Julián Rezola tuvo la suerte de dejar­se guiar en su adolescencia por dos personas trascendentales: José Luis Álvarez, un deportista que le inició en el atletismo y en la Juventud Obrera Ca­tólica (JOC), y el cura Honorio Cadarso, en aquel entonces consiliario de la JOC, con quien empezó a conocer los méto­dos de análisis social.

En 1962, con diecinueve años, emigró a Francia. En París tomó contacto con asociaciones educativas dedicadas a la reinserción de jóvenes marginados, y fue educador en barrios de emigrantes españoles, llamándole la atención el trabajo que algunas instituciones rea­lizaban en el propio contexto donde habitaba el joven. Vivió intensamente, y desde su posición de emigrante espa­ñol, los sucesos del Mayo del 68 francés.

Al no renovarle el permiso de trabajo regresó a Logroño. Con el apoyo de Ra­fael Ojeda -el cura de Yagüe, que llegó al barrio en 1963- crea el Club Juvenil Pioneros bajo su amparo y de forma clandestina, porque estaba prohibido el derecho de reunión, en los locales de su iglesia. Julián fue un hombre com­prometido con su tiempo, heterodoxo, respetuoso con el educando, pertene­ció a la estirpe de los que quieren trans­formar la sociedad, no administrarla, y adquirió la responsabilidad de ser el primer secretario general de la UGT de Navarra en democracia (1976-1977).

Su principal legado ha sido poner a dis­posición del niño y del adolescente con dificultades unas estrategias de análisis que le permiten entender lo que está sufriendo, y dotarle de herramientas para que pueda interactuar y cambiar su situación, tanto desde su Yo perso­nal como desde su Yo social. Ser suje­to activo significa ser el hacedor de su propia vida y tener capacidad para no destruirse en el camino. Es lo que con el tiempo ha llegado a nuestras univer­sidades con el nombre de Educación Social, pero que en España, desde 1968 y gracias a Julián Rezola, se ha conocido como Educación de Calle.

Fue un educador innovador, criticado y crítico sobre todo con los de su lina­je socialista, cofundador en 1978 de la Fundación Bartolomé de Carranza en Pamplona, e impulsor en 1986 del pri­mer taller-escuela de reciclaje de obje­tos usados en Logroño, creando así un aula de compensatoria para chavales absentistas.

Potenció que el Movimiento Pioneros se desarrollase también en casi todos los barrios de Pamplona, Logroño y Oviedo. El pedagogo Faustino Guerau de Arellano, fundador de los Colecti­vos Infantiles y Juveniles de Barcelona, junto con el periodista José María Plaza, redactaron el primer libro que reco­ge esta pedagogía vital, con el título Pioneros, una experiencia educativa (1982). En 1985, se realizó una segunda edición, y en 1989 varios educadores y Julián Rezola escribieron un libro ya clásico en la profesión: Pioneros, educación en libertad. Un modelo de intervención educativa en medio abierto.
Fue un biófilo cercano a los jóvenes y con una gran capacidad de adapta­ción. Televisión Española se interesó por la experiencia y el director de Vivir cada día, Pedro Pérez Oliva, realizó en 1986 un documental sobre Pioneros visualizado por catorce millones de españoles. En 1988 se trasladó a Barce­lona y allí en el barrio de Ciutat Vella en­tró en contacto con “cabezas rapadas” desarrollando la primea actividad edu­cativa en España con estos jóvenes. Varias conferencias recogen su modo de hacer en Barcelona, una experiencia educativa y vital donde estos chavales podían encontrar a un receptivo Julián.


Falleció el 9 de octubre de 2009 en Bar­celona, a los 66 años, tras una larga en­fermedad. Un mes y medio después, el 26 de noviembre, sus amigos y deudo­res le rindieron un homenaje cívico en la Universidad de La Rioja en el que el escritor y cantautor Jesús Vicente Agui­rre cantó No te canses, compañero, del repertorio de Carmen, Jesús e Iñaki, máximos exponentes de la canción-testimonio en La Rioja durante la Tran­sición, con letra de Julián Rezola.

viernes, 5 de enero de 2018

#50AÑOSPIONEROS

Aurora Pérez Bañares. Presidenta de Fundación Pioneros.


El año 2018 es para Fundación Pioneros un momento muy espe­cial, es el año de la celebración de nuestro 50 aniversario.

Cumplir medio siglo de vida nos permite y nos impulsa a mirar atrás, para reflexionar sobre la in­tervención social con los jóvenes. También a compartir con organi­zaciones, profesionales, amigos y especialmente con las personas, protagonistas de Pioneros.

Queremos hacer una celebración tal y como se merece cumplir 50 años acompañando a niños, jóve­nes y familias para ofrecerles nue­vas oportunidades a través de la educación. Tenemos previstas diversas actividades para cele­brar con toda la sociedad nuestro aniversario. Queremos aprender más, conocernos más y compartir aquello que nos ha hecho llegar hasta aquí y por lo que seguimos trabajando día a día.

En este tiempo hemos sido tes­tigos del cambio social, político (con mayúsculas) y económico en los barrios y en Logroño.

Nuestros comienzos se remontan al año 1968. Hacia el mes de agos­to, Julián Rezola, un educador in­novador, criticado y crítico, que acababa de regresar de Francia, funda el Movimiento Pioneros en el barrio de Yagüe de Logroño, cargado con las ideas recibidas en el Mayo del 68 de París.

Fue así como comienza en Lo­groño y en España la primera ex­periencia de educación de calle. “Pioneros” se convierte en una práctica educativa hasta ahora desconocida que se desarrolla en el barrio donde viven los jóvenes para tomar conciencia directa de su realidad.

Para Julián Rezola “la educación no consiste en mandar, pegar y prohibir, para que el niño piense como los mayores, sino en facili­tarle el camino de su propia ex­periencia para que desarrolle su propia personalidad”. Hicimos nuestras estas palabras y hemos apostado por la idea de que es necesario convencer más que im­poner, diversificar más que unifi­car.

Como una entidad viva que es, Pioneros también evoluciona y a partir del trabajo intuitivo y es­pontáneo de los primeros años comenzamos a organizarnos y en 1978 nos convertimos en asocia­ción. Comienzan a incorporarse profesionales, se renueva la es­tructura y nacen nuevos progra­mas, que complementan la ac­ción de calle, para ofrecer nuevas alternativas, nuevas respuestas para una realidad distinta.

El último cambio estructural se produce el 29 de noviembre de 2002 cuando nos convertimos en Fundación Pioneros. Comenza­mos a trabajar con planes estra­tégicos, en la implantación de un sistema de gestión que nos per­mita alcanzar la Excelencia en la prestación de Servicios Sociales.

La innovación, la formación, la prevención y la promoción si­guen siendo nuestros ejes de ac­tuación para afrontar nuevos re­tos y dar las mejores respuestas a una sociedad en constante cam­bio y afianzar nuestra pedagogía basada en la idea de enseñar al niño, al adolescente y al joven a amar la vida.

Desde los comienzos, nuestra seña de identidad ha sido nues­tra mirada social. Convertir Pio­neros en un lugar de escucha, de acogida, de acompañamiento. Un espacio sin etiquetas donde cabe la gran y valiosa diversidad de nuestra infancia y juventud.

Hoy, al cumplir 50 años, echamos la vista atrás y recordamos con emoción incluso nuestros perio­dos más críticos, que no han sido pocos.

Pero en estos momentos de ce­lebración queremos, sobre todo, contar con todas las personas que han contribuido a hacer rea­lidad nuestra gran familia.


Hacemos extensiva esta invita­ción a todos quienes se sientan “Pioneros”, que hayan trabajado en nuestra entidad, que hayan colaborado como voluntarios o voluntarias y, por supuesto, in­vitar de forma muy especial a niños, jóvenes y sus familias, ver­daderos protagonistas de lo que fue, es y será Pioneros.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Una mirada desde las capacidades

Equipo de profesionales del Programa Medidas Judiciales en Medio Abierto de Fundación Pioneros.

Las personas somos  seres sociales por naturaleza, en continua interacción con los demás lo que supone una oportunidad para poner en práctica lo mejor de nosotros mismos aunque ¿qué niño, adolescente o adulto no ha tenido alguna vez dificultades para interaccionar con los demás? ¿quién alguna vez no se ha sentido avergonzado o se ha sentido juzgado por los demás? o ¿quién en alguna ocasión no ha sabido decir que no o no ha sabido manejar un conflicto de manera adecuada?

El desarrollo de las habilidades sociales en la adolescencia es fundamental para que puedan desenvolverse de una manera positiva con su entorno social así como para adquirir destrezas y herramientas que les permitan interactuar con los demás de una manera positiva, asertiva y satisfactoria.

Dado que las habilidades sociales se adquieren a través del aprendizaje y que en la actualidad no existen suficientes recursos específicos en este sentido en La Rioja, en el año 2015 el Programa Medidas Judiciales en Medio Abierto de Fundación Pioneros, en colaboración con el Gobierno de La Rioja, elabora “CONVIVE. Programa para la mejora de la convivencia”.

El objetivo principal de este programa es el entrenamiento de los y las menores en formato grupal para el aumento de sus competencias y habilidades personales, de tal forma que afronten de manera más exitosa las demandas de su entorno, principalmente en el ámbito social, reforzando de esta manera los demás aspectos de su vida.

El trabajo se organiza en bloques temáticos: Las habilidades sociales básicas y de comunicación, autoestima y autoconocimiento, resolución de conflictos y toma de decisiones. También se imparten monográficos por medio de la colaboración con otras entidades o con invitados con historias personales muy enriquecedoras, sobre temas de actualidad como prevención de la violencia en diferentes ámbitos (género, familia, escuela etc.), inmigración o derechos humanos.

Para ello nos reunimos una hora a la semana con un grupo de chicas y chicos donde entrenamos estas actitudes y destrezas. Se trata de un grupo muy heterogéneo de jóvenes con personalidades, características y opiniones muy diversas,  generándose un espacio muy enriquecedor. Partimos de nuestra experiencia vital y todas las diferentes opiniones y visiones son válidas. Ponemos especial interés en que estos jóvenes adquieran una actitud participativa e implicada en el desarrollo de los contenidos por lo que también ponemos en práctica nuevas formas de hacer, más entretenidas y centradas en las fortalezas y recursos que poseen. 

Creemos que “CONVIVE. Programa para la mejora de la convivencia” no solo es un programa de mejora de las competencias sociales si no que es un lugar de encuentro donde intentamos que los jóvenes se sientan escuchados sin ser juzgados, un lugar donde poder expresar sus sentimientos y emociones libremente. Es un programa vivo, abierto y ajustado a las necesidades de nuestros usuarios y,  por ello,  damos gran importancia a las devoluciones que nos hacen a lo largo del proceso sobre los aprendizajes adquiridos, como por ejemplo: “saber identificar mis emociones y saber respirar”,  “no hay que discriminar a nadie por lo que sea o los gustos que tenga”, “buscar alternativas para solucionar conflictos”, “he aprendido a escuchar las opiniones de los demás”.

Para el equipo de Medidas Judiciales está siendo una experiencia muy enriquecedora. Compartir y aprender cada día de la mano y junto a estos jóvenes es un verdadero privilegio y por ello les queremos dar las gracias a todos los participantes por su asistencia, implicación y los buenos momentos que pasamos.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Creando puentes de vida sostenible en el Sertão


Asociación Lar Santa María. Brasil.

El Eco Turismo en la Sierra Norte de Itiúba, municipio Bahiano del nor­deste brasileño, es un sueño que partió de la unión de jóvenes de 6 comunidades rurales dispuestos a construir un futuro próspero y sostenible para todos. El apoyo y acompañamiento de Lar Santa Ma­ría y Fundación Pioneros están ha­ciendo de este sueño una hermosa realidad.

En estos dos últimos años los jóve­nes, protagonistas del proyecto, han trabajado de manera comuni­taria en la construcción y estructu­ración de iniciativas complementa­rias a la agricultura familiar, como el Eco Turismo y la producción Agroecológica, prácticas que hoy comienzan a formar parte del me­dio agregando renta y mejorando la calidad de vida de las comunidades.

El grupo de jóvenes que vivía la in­certidumbre del futuro y la depen­dencia económica familiar hoy se sienten personas comprometidas, creativas e emprendedoras. Mu­jeres y hombres que construyen juntos el futuro y son ejemplo de trabajo comunitario. En este grupo se destacan 12 soñadoras que re­presentan el 52% de los participan­tes. Mujeres que plantan la tierra, construyen, dialogan, proponen y dirigen la Asociación, recientemen­te creada, que representa el Eco Turismo Rural de la Sierra Norte de Itiúba.

Además, ahora los y las jóvenes es­tán cada vez más involucrados en sus propias comunidades, partici­pando en reuniones y discusiones con los líderes locales y represen­tantes políticos. Son rostros juveni­les que proponen, lideran y luchan por un futuro mejor.

Las dificultades y los desafíos son vencidos porque el grupo promo­tor se siente recompensado con una bellísima, simple y acogedora estructura para el Eco turismo. Po­sada construida con apoyos locales y muchas horas de trabajo comuni­tario. La formación del grupo para la acción y los equipamientos básicos para acoger y compartir la produc­ción agrícola, la cultura y la belleza de las sierras, con las personas que buscan un espacio para el descanso, el conocimiento y la naturaleza, han sido posible con la solidaridad de la comunidad riojana.

La Sierra Norte y sus bellezas natu­rales y culturales poseen caracterís­ticas peculiares que pueden fascinar a los visitantes. La Sierra, formada por cerros constituye un corredor natural que conecta el municipio a través de pequeños senderos. En su sombra alberga aldeas que tienen mucho que ofrecer para la activi­dad eco turística: Bioma Caatinga (vegetación autóctona) totalmente preservado, vida campesina, des­canso, alimentación agroecológica, actividad que se ha convertido en una de las más antiguas del mundo. El área cuenta también con la rique­za de una represa que sobresale en el medio de la tierra árida y produce la tradicional tilapia (pescado) que encanta y atrae a los visitantes de la región. Todos estos atractivos, han convertido a la Sierra Norte en un atractivo eco turístico completo, que ya cosecha los bellos frutos de este trabajo en equipo!

La Caatinga es exclusivamente bra­sileño, lo que hace su patrimonio biológico único en el planeta. El paisaje nos recrea con una vegeta­ción sin hojas y los troncos de árbo­les blanquecinos y secos. Los tupis (indios brasileños) que habitan en este paisaje, que se extiende por kilómetros y más kilómetros, deno­minaron aquello “mata blanca”, que en su lengua era la caña (mata) + tinga (blanca), la caatinga.


En vista de su bio exclusividad y con la intención de valorizar y preser­var este lugar tan único, se cons­tató que en las Aldeas de la Sierra Norte de Itiúba existía la necesidad de motivar la capacidad local para realizar la gestión sostenible del territorio y para concientizar a los habitantes era necesario descubrir el Eco Turismo como agente trans­formador. Todo ello acompañado de desarrollo sostenible social, in­fraestructura, saneamiento y un abanico infinito de nuevas posibili­dades para jóvenes y habitantes lo­cales. Este es sólo un comienzo de una nueva y prometedora realidad.

jueves, 5 de octubre de 2017

Pájaros pioneros

Erika León Rosales y Diego Sáinz García, miembros de Complot!, área de didáctica creativa y artística.

Desde Complot! Asociación Artística Contemporánea, aprovechamos la posibilidad que nos brindó Fundación Pioneros de realizar, este verano, un taller mural en el Tardeo Pionero. Recogimos el encargo con ilusión y nos pusimos manos a la obra.

Partimos con la idea inicial de construir un proyecto mural participativo y que representara el espíritu de la entidad. Tras pensar, analizar y observar la labor que desarrolla Pioneros, en cómo trabajan, las diferentes actividades que generan, la implicación de los y las jóvenes y adolescentes en sus proyectos, decidimos crear un símil con el mundo animal eligiendo los pájaros como tema central de la intervención. Pájaros por su gran diversidad, por la metáfora con su vuelo, por los nidos como casas de familias que se construyen poco a poco...

Para representar las diferentes edades con las que trabaja Pioneros usamos las etapas del dibujo y para representar el crecimiento,  los dibujos de los más pequeños están abajo y según crecen van subiendo en el mural. Creamos también una gran ave fénix en referencia al renacer, al cambio.

Una constante en nuestra metodología de trabajo es el proceso creativo como "arma" de aprendizaje y herramienta de transformación mediante la experiencia, la vivencia y la acción. Un camino donde se expresa el alma del niño, niña o joven y se manifiesta lo inefable y el subconsciente.

Queremos proponer un paradigma donde el proceso de enseñanza se perciba y se lleva a cabo como un proceso dinámico, participativo e interactivo del sujeto, de modo que el conocimiento sea una auténtica construcción operada por la persona que aprende a través de la acción creativa y artística. Además de ser un fin en sí mismo, se ha demostrado que el arte potencia el aprendizaje de todas las áreas del currículo escolar, permitiendo comprender los fenómenos desde diferentes puntos de vista y estimulando la capacidad de dar nuevas respuestas. Todo ello se traduce en una mejora de su capacidad de aprendizaje y del rendimiento escolar, además de favorecer el desarrollo de competencias sociales. En un mundo en el que la infancia y juventud están cada vez más vinculados a la tecnología, como nativos digitales que son,  es importante recordar que el principal motor de aprendizaje es la experiencia y la vivencia de procesos completos de creación, en los cuales ellos son los protagonistas.

La creatividad es sinónimo del pensamiento original y de la imaginación constructiva. El pensamiento divergente o lateral, supone trabajar con lo que ya poseemos a nuestra disposición y transformarlo (en mayor o menor medida) para crear con eso algo completamente nuevo, una proyección abstracta de algo que se puede llegar a construir, por lo cual siempre implica un ejercicio de mirar hacia un futuro a través de ese elemento que se crea. Es por esto que la creatividad es un rasgo esencial de la persona y si bien hay algunas personalidades que pueden tener un sentido de la creatividad más desarrollado que otras, todos en algún modo somos capaces de crear y de inventar nuevas cosas, ideas o reflexiones tomando en cuenta el bagaje cultural ya existente. 

La creatividad permite tener una actitud flexible y transformadora que se basa en romper las murallas o barreras para edificar la nueva escuela del futuro, cuyo principal objetivo es ser inclusiva, solidaria, respetuosa, reflexiva, divergente, desarrolladora, abierta y consciente con las necesidades de todos y todas.

jueves, 7 de septiembre de 2017

DECIDE.TE

David Castillo Tomás. Equipo de gestión del proyecto Decide.Te

La participación juvenil deviene en ciudadanía si realmente se facilitan los procesos que inviten a la adolescencia y juventud a ser verdaderos actores estratégicos del desarrollo y no se les considere solamente receptores de iniciativas y proyectos. Hacer a la juventud partícipe, supone sembrar una ciudadanía activa, responsable, crítica y comprometida con un entorno social y cultural diverso. Por ello es imprescindible que organizaciones y grupos juveniles con recorrido en el ámbito de la participación, establezcan espacios de encuentro, diálogo e intercambio de buenas prácticas con la cooperación, el empoderamiento juvenil y la incidencia política como pilares estratégicos que permitan establecer políticas públicas realmente acordes con las necesidades de la juventud dentro de un marco político renovado. Para lograr esto de manera efectiva, debe promoverse igualmente el uso de metodologías de trabajo que comprendan técnicas participativas que estimulen la comunicación no violenta, la escucha activa, el diálogo de saberes y la construcción colectiva de propuestas y alternativas que fomenten el desarrollo comunitario de los diferentes contextos presentes en el encuentro.

Partiendo de estas premisas nace “DECIDE.TE: Diálogo Estructurado para la Ciudadanía, Interculturalidad, Diversidad y Empleabilidad a través de la participación juvenil”, una colaboración de 7 meses a nivel nacional, financiada por la Acción Clave 3 del programa Erasmus+ de la Comisión Europea. Dentro de la rama para el apoyo a las reformas políticas en el ámbito de juventud de este programa, “DECIDE.TE” es un proyecto coordinado por Fundación Pioneros (La Rioja) con el apoyo de Fundación Andalucía Acoge (Andalucía), la Asociación Juvenil y Cultural KAUA (Canarias) y Fundación Marianao - Casal Infantil y juvenil de Marianao (Cataluña). Cuenta igualmente con la colaboración de los ayuntamientos de Logroño (La Rioja), Huelva (Andalucía), San Cristóbal de La Laguna (Canarias) y Sant Boi de Llobregat (Cataluña). Su objetivo principal es crear una cooperación interregional entre entidades españolas interesadas en explorar los sistemas de participación juvenil de sus municipios y mejorar los mismos a través del intercambio de buenas prácticas y empoderamiento de sus jóvenes en lo que a ciudadanía activa se refiere. Así mismo DECIDE.TE trata de contribuir a la mejora y adecuación de las políticas juveniles realizando un acercamiento y entendimiento entre los tomadores de decisiones públicos y los propios jóvenes a través de diferentes actividades locales, asambleas de jóvenes y reuniones con representantes políticos que se culminarán con un seminario sobre diálogo estructurado en Logroño del 7 al 13 de septiembre de 2017. Este evento permitirá que 48 jóvenes, técnicos de entidades juveniles y representantes de ayuntamientos discutan e intercambien buenas prácticas relacionadas con la participación activa de la juventud en el diseño de políticas relacionadas con diferentes sectores como el empleo, la interculturalidad, diversidad, ciudadanía o inclusión social entre otros. Tendrán igualmente la oportunidad de presentar de manera oficial las diferentes iniciativas juveniles que se han ido elaborando durante las fases previas del proyecto en los municipios involucrados en el mismo y que ya se han compartido con sus responsables políticos para dinamizar la participación de los más jóvenes en la vida democrática sus localidades.

Para mayor información sobre el proyecto, puede visitarse su página web que permitirá un seguimiento en vivo del mismo y contendrá los materiales y resultados obtenidos durante el seminario (decide. te.fundacionpioneros.org). También se puede conocer más sobre el mismo a través de su página de Facebook (facebook. com/DECIDE.TEproyecto) y de Instagram (nstagram.com/ decide.te).

viernes, 4 de agosto de 2017

Leer y escribir en la prisión


Miguel Loza Aguirre. Pedagogo y asesor de Educación de Personas Adultas en el Berritzegune de Vitoria. Tertulia Literaria del C.P. de Araba.

Cada vez es más conocida la Tertulia Literaria Dialógica de la Prisión. Llevamos más de 15 años haciéndola en el Centro Penitenciario Araba de Nanclares de la Oca. En los Encuentros de Tertulia de Euskadi nos juntamos para celebrar la gran fiesta de la lectura y compartir palabras. Algunos miembros de la Tertulia de la Prisión también participan, aunque su presencia no es física porque no pueden salir, y nos escribieron unas palabras para que las leyéramos en su nombre en el Encuentro:

 “Amo leer. Amo ese tiempo que precede a la apertura del libro, el instante antes de sumergirme en la primera frase, la emoción en cada poro y en el centro de mi ser, niña nuevamente antes de abrir, expectante, un nuevo regalo, y es que ante cada libro nuevo siempre ocurre como ante aquel primero.
Leer es una inmensa emoción que roza la dependencia. Dependencia que, contrariamente a la que crea sumisión y olvido de uno mismo, te hace crecer y creer, pensar y soñar, te enfrenta a cien espejos y te abre mil caminos, te invita a compartir y a buscar, a mirar y no solo ver,… aprendes, viajas, lloras y ríes… Te enervas y agitas, te estremeces de placer ante la perfección de un oxímoron o la humildad de una metáfora, te eleva hasta más allá del cielo o te hunde en la más profunda de las cavernas del alma humana.

Y qué suerte poder compartir todo esto en las tertulias literarias, esos encuentros informales entre gentes de letras y amantes de ellas en los que se habla, discute y debate sobre arte, literatura, política, y todo lo que se tercie…

¡Cuántas tertulias fueron base o pretexto de conspiración, fragua de ideas, estímulo de proyectos de donde surgieron nuevos movimientos literarios! Al aire libre, en palacios, en celdas de conventos y en burdeles de lujo, en librerías, en casas de artistas o literatos, en cafés… Ya hace mucho que son práctica del pueblo llano, incluso se han instaurado en las cárceles, y el resultado es siempre extraordinario.

Quienes no sólo tenemos, sino que sentimos el placer de participar en tertulias literarias, lo vivimos como si seguimos estando en este nuestro mundo pero ya no estamos. Se crea una atmósfera que sólo respiramos nosotros, un aire que sólo nosotros compartimos, y con las palabras de cada autora o autor, emprendemos un viaje juntos. Aparecen entonces los paisajes, los personales, todo cobra vida y se mueve, habla, siente, a través de nosotros. Quien escribió ese libro que abrimos todos casi al unísono, nos entrega su contenido pero no se marcha, permanece allí, envolviéndonos y paseándose entre nosotros. Va del uno a la otra, de la frase elegida por alguien, al párrafo en el que coincidimos todos; salta de nuevo hacia delante o vuelve unas páginas atrás porque alguno recupera una emoción que no vimos y que provoca una comunión de sensaciones.  Entonces surge el comentario mordaz, la reflexión personal, la puya más o menos amistosa, los recuerdos y vivencias, las opiniones y sentencias, y el autor nos sigue, ensimismado, acalorado, entregado desde su libro y abrumado, tal vez, por todo lo que despierta, encantado de haber sido el origen de esa polémica, de esta efervescencias emocional e intelectual. Seguramente, daría cualquier cosa por poder encarnarse y estar ahí, con nosotros, meter baza…: “¿pero qué dice el de rojo? ¡Si está clarísimo! ¡Mi descripción del protagonista es escueta porque yo así lo quise!”… “¿veis? la señora rubia de las gafas lo entendió perfectamente”,… “pero, ¿cómo se le ocurre al de barbas calificar mi obra de “tostón?”,… “¡Por favor! ¡Yo en esa frase reafirmo la exageración de lo convencional!”…

Y así, entre lecturas, silencios y debates, podemos irnos hasta las guerras carlistas, partiendo de la Guía de perplejos de Maimónides, pasando por las anécdotas menos inverosímiles y a través de las vivencias más descarnadas.

Gracias a estas reuniones, pequeñas veladas, círculos de y para el entendimiento, hablamos con las autoras y autores, hacemos que revivan sus historias, sus emociones y las de sus personajes, haciéndolas nuestras en cierto modo, llenando de vida palabras que ya la tienen pero que necesitan ser leídas para que sigan vivas a través de los tiempos. Al abrir el libro permitimos que vivan las palabras y, cuando lo cerramos –como dijo Neruda- abrimos la vida.

Muchos, infinitos paisajes nos esperan; historias, personajes y palabras que nos llaman, surgen y se mueven como alas que nos crecen en la espalda. Doy gracias infinitas a quienes nos ofrecieron y siguen brindándonos ese regalo inestimable.

Sigamos abriendo la vida, de par en par.

Feliz viaje vital a todos y todas.


Tertulia Literaria del C.P. de Araba